El Mañana

jueves, 20 de junio de 2019

Nuevo Laredo 20 mayo, 2019

Protagoniza Laguito una muerte anunciada

El mal olor que despide es producto de la putrefacción de peces, animales y plantas; ya sólo sobreviven las algas y el moho y algunas plantas muy resistentes

4200

Por Alma Piña

El descuido de El Laguito ya no es solo un problema de mala imagen, pues se trata de un problema ecológico.

Para los ecologistas y ciudadanos de la localidad, los malos olores que se perciben desde la distancia son los primeros indicadores de un grave problema.

En la esquina nororiente de El Laguito se encuentra una descarga de aguas residuales que representan la única entrada del líquido al cuerpo de agua.

Aunado a esto la falta de oxigenadores -o aireadores- ha derivado en turbidez y generación de lama, moho y otras formas de vida derivado de la descomposición de la flora y fauna del lugar.

La gravedad de la contaminación no es producto de la basura que se estanca en la zona, sino de la falta de mantenimiento, el abandono por parte de las autoridades gubernamentales, ya que se requiere con urgencia un saneamiento de sus aguas.

Es el área del embarcadero donde existe un alto foco de contaminación, a su alrededor la lama verde está una capa extensa que opaca la oxigenación del agua.

Teresa Treviño Rizo, secretaria de la coalición de asociaciones ambientalistas en Tamaulipas, aseguró que para el agua de cualquier laguna o lago, lo más importante es el movimiento para oxigenarse, tomar oxígeno de la atmósfera y en este caso, son necesarios los aireadores, mismos que anteriormente tenía El Laguito, pero le fueron quitados.

“Para no gastar, como en lagos de Matamoros se han implementado los molinos de viento, papalotes de viento, no se ven espectaculares, pero ayudan a darle circulación del agua sin tener que invertir mucho dinero y darle mantenimiento. En Matamoros así lo hacen y el agua está día y noche circulando y no reciben descargas; si recibe descargas de aguas habrá mucha carga orgánica de los sanitarios y algunos aceites, de la cocina, todo eso altera la calidad del agua, todo lo que vaya agregado es algo que no debe de estar porque va a propiciar alguna consecuencia”, precisó.

Los malos olores y la contaminación se debe también a la única entrada que tiene el lugar, que son cientos de litros por hora de agua residual no tratada que ingresa por la esquina nororiente y que se acumula en el afluente que hoy se observa con mayor descuido y estancamiento, debido a la falta de oxigenadores y mantenimiento en general.

“El Laguito es un cuerpo artificial que sí se puede corregir el pasivo del embalse, es costoso, sí es costoso. Sí se puede hacer, pero tenemos que meterle mucho nosotros y el gobierno, pero sí es factible rescatarlo; a mí me tocó hacerlo dos veces. Lo que faltaría ahí es crear una planta biológica de tratamiento del embalse, una planta biológica así ayudaría mucho al embalse”, opinó Gustavo Pantoja, experto ambiental.

La basura es otro de los contaminantes, pero en este caso el menor.
EXCESIVA LA CONTAMINACIÓN

En las aguas del Laguito ya queda muy poca vida animal y vegetal.Algunas áreas ya fueron tomadas por completo por las algas.