El Mañana

viernes, 22 de febrero de 2019

Nacional 21 febrero, 2019

Qué es la marea de sizigia que “se llevó” el agua de las costas de México

El alejamiento del agua en playas mexicanas causó asombro y hasta desconcierto en algunos turistas. El nivel del mar bajó tanto que quedó expuesto el lecho marino

4200

Por El Universal

La marea baja puede “llevarse” el mar de la costa más de lo usual durante un evento de sizigia.

Una gran sorpresa se llevaron los turistas en que visitaron playas del Pacífico y del Golfo de México en los últimos días.

En los populares balnearios de Acapulco, Guaymas, Veracruz y Progreso, el mar se alejó entre 10 y 30 metros, lo que causó asombro y hasta preocupación entre los turistas.

Algunos en el estado de Sonora, donde se ubica Guaymas, se preguntaron si el alejamiento del agua de la costa era indicio de un tsunami, según reportó el diario mexicano El Universal.

Fotos publicadas en Twitter por medios de comunicación y algunos usuarios de la red social mostraron el bajo nivel del agua en playas populares de Acapulco y Veracruz, puertos del Pacífico y el Golfo de México, respectivamente.

El fenómeno también fue avistado más allá de México, en países como El Salvador.

En el Golfo de Fonseca, algunas personas que utilizan lanchas para transportarse cotidianamente tuvieron que ser llevadas a la orilla de la costa en carretas tiradas por hombres, según reporta el portal de noticias ElSalvador.com.

Las mareas altas y bajas son un ciclo constante, pero los niveles alcanzados en los últimos días se sitúan en el renglón de lo “extremo”, le dice a BBC Mundo el jefe del Servicio Mareográfico Nacional (SMN) mexicano, Jorge Zavala.

“Está en la categoría de un evento extremo anual, en una escala de dos o tres años. Lo que observamos en Progreso (Yucatán) era el nivel del mar pronosticado para todo el año”, señala.

Y la marea baja, o bajamar, se ha visto particularmente influenciada por un fenómeno conocido como “marea de sizigia”.

Alineación de los astros
Las mareas son una “ondulación suave” de la superficie del mar, quel se produce gradualmente a lo largo de periodos de hasta 12 horas, algo casi imperceptible a simple vista.

“En la playa, cuando se observa un lento acercamiento de la rompiente (zona donde rompen las olas) y se ve la invasión de agua y espuma sobre porciones de ella cada vez mayores, es porque la marea está subiendo”, explica el SMN, organismo dependiente de la Universidad Nacional Autónoma de México.

En Progreso, Yucatán, las rocas del fondo marino cercano a la costa quedaron expuestas durante la bajamar.

“Cuando hay marea baja, se nota que la rompiente se retira hacia el mar y decrece notablemente la porción de la playa inundada por la resaca del oleaje”, por lo que el mar “se aleja” de la costa.

Todos los días se produce el fenómeno de marea baja y marea alta, propiciado por los efectos de la gravedad del planeta sobre los océanos, pero también por influencia de la gravedad de la Luna y el Sol sobre el planeta.
También algunos fenómenos llegan a influir en las mareas, como un terremoto (que puede desencadenar un tsunami), el viento, la presión atmosférica o hasta el calentamiento de los océanos.

Las mareas altas y bajas se producen en las costas de todo el mundo, pero hay playas sin mucha pendiente en las que se hace más evidente.

Pero en los últimos días se produjo un fenómeno particular que dio un efecto más grande a las mareas: la Luna, la Tierra y el Sol se ubicaron astronómicamente en el mismo plano, lo que da lugar a la marea sizigia.
A ello se sumó que la Luna se encontró en su perigeo, el punto más cercano a la Tierra -que varía entre 350.000 y 405.000 km-, lo que hizo que la fuerza gravitacional tuviera mayor efecto sobre la marea.

“Mareas vivas”
“Cuando el Sol, la Tierra y la Luna están alineados, las contribuciones (gravitacionales) se suman y se producen lo que llamamos mareas vivas”, explica Jorge Zavala, del SMN.
Por el contrario, cuando la luna está en su fase crecente o menguante y no está en un plano alineado con la Tierra el y el Sol, su efecto sobre las mareas “no es tan grande”.

UNAM

Durante las “mareas vivas” se da el efecto de “marea de sizigia”.

UNAM

En la fase creciente o menguante, la marea no tiene tanta influencia gravitacional de la Luna.

Zavala explica fenómenos como los vistos en las costas de México son periódicos dependiendo de factores como la época del año y el perigeo de la Luna, además de que no representan un peligro para los bañistas.

En realidad, el que se vea tan dramático el “alejamiento” del mar depende más del tipo de pendiente de la playa, es decir, de qué tan plano o inclinado esté el terreno.

“Hay playas en las que la pendiente es muy pequeña. Uno puede caminar hacia dentro y el agua apenas llega a las rodillas. Si baja el nivel del mar, toda esa zona queda al descubierto y el mar retrocede”, dice el experto.
En México, la costa de San Felipe, Baja California, es sumamente plana, por lo que el agua llega a retirarse en la bajamar hasta 100 metros.
“Pero la gente ya está acostumbrada”.