El Mañana

sábado, 20 de julio de 2019

Global 22 abril, 2019

Recuerdan a periodista nicaragüense

Sandoval, viuda de Gahona y también periodista refugiada en EU dijo que las fuerzas que secuestraron Nicaragua son las mismas que asesinaron a su esposo e incriminaron a los dos afrodescendientes

AP

4200

Por Agencia Reforma

Managua, Nicaragua.- Vecinos del municipio de Bluefields, en el Caribe sur de Nicaragua, celebraron este domingo un culto en conmemoración del primer aniversario del fallecimiento de Ángel Gahona, periodista nicaragüense que fue asesinado mientras transmitía en directo las protestas contra el Gobierno de Daniel Ortega.
El culto fue celebrado en el cementerio de Bluefields, en la Región Autónoma del Caribe Sur (RACS), donde reposan los restos de Gahona, asesinado el 21 de abril de 2018 en el marco de las manifestaciones antigubernamentales, según reportaron medios locales.

La tumba del periodista fue adornada con banderas de Nicaragua y con globos de colores azul y blanco, símbolo de las protestas contra el Presidente Ortega, según las imágenes.

El periodista fue asesinado de un disparo en la cabeza cuando transmitía en directo unas maniobras de la Policía nicaragüense para enfrentarse a una manifestación en el marco de las protestas contra el Ejecutivo que provocaron una crisis que ha dejado más de 300 muertos según organismos internacionales.

La Justicia nicaragüense condenó por ese caso a los jóvenes afrodescendientes Brandon Crístofer Lovo Tayler y Glen Abraham Slate, a 23 y 12 años y medio de prisión, respectivamente, fallo que fue rechazado por la familia, que culpa a la Policía.

La periodista Migueliuth Sandoval, viuda del reportero asesinado y que se encuentra en el exilio, dijo a través de sus redes sociales que hace un año un policía antidisturbios de Bluefields acabó con la vida de su esposo, y el superior del oficial, Manuel Valle Corea, tiene mucho que ver en este caso.

“A un año de esta tragedia, sigo firme hasta las últimas consecuencias señalando a sus verdaderos asesinos”, indicó Sandoval, quien se asiló en Estados Unidos ante las amenazas que recibió de parte de policías y seguidores de Ortega.

“(Nicaragua) ha sido secuestrado por fuerzas oscuras y siniestras, mismas fuerzas que están detrás del asesinato de Ángel Gahona y del resto de víctimas y de la incriminación de los dos afrodescendientes”, denunció Sandoval.

“Estas fuerzas del mal son las mismas que ahora nos impiden expresarnos y protestar libremente. Nicaragua merece vivir en democracia libre y verdadera”, agregó.

Consideró que la Administración de Ortega sólo ha traído luto, dolor, desgracia y encarcelamiento, además de la desintegración de las familias al obligarlos a exiliarse.

“Daniel Ortega y (su esposa y Vicepresidenta) Rosario Murillo, la paz y la democracia no se encuentran en el cañón de una pistola, entiendan por favor que el pueblo se cansó de tantas injusticias, ya no los quieren como gobernantes de Nicaragua”, clamó.

La viuda demandó, por tanto, que se condene a cada uno de los asesinos y colaboradores que participaron en el derramamiento de sangre en Nicaragua, se libere a los denominados presos políticos por la Oposición, y se garantice el retorno de miles de exiliados.

Nicaragua atraviesa una grave crisis que ha dejado 325 muertos desde abril de 2018, de acuerdo con la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), aunque algunos grupos elevan a 568 las víctimas mortales, mientras que el Ejecutivo sólo reconoce 199 y denuncia un intento de golpe de Estado.