El Mañana

sábado, 21 de septiembre de 2019

Laredo Texas 5 septiembre, 2019

Salva maestro de Laredo la vida de un niño

El menor disfrutaba su hora de comida en la cafetería de la primaria, mientras comía nuggets de pollo, uno se le atoró en la garganta y comenzó a ahogarse

4200

Por Francisco Díaz

LAREDO, TX.- Un maestro de la primaria Bonnie García se convirtió en héroe al salvar la vida de un niño de primer grado que se ahogaba con la comida. El docente le hizo la maniobra de Heimlich para evitar que se ahogara.

Héctor Guerra es el nombre del niño que disfrutaba de su hora de comida en la cafetería de la escuela primaria que pertenece al Distrito Escolar Independiente Unido (UISD).

Mientras comía nuggets de pollo, uno se le atoró en la garganta y comenzó a ahogarse ante los ojos desesperados de otros niños.

El maestro asistente José Rábago monitoreaba a los niños de primaria cuando se dio cuenta que Héctor estaba ahogándose.

El docente reaccionó rápido y realizó la maniobra de Heimlich al niño para que expulsara la comida atorada en su garganta.

Luego de esto, el alumno fue revisado por la enfermera de la escuela, Delilah Rentería, quien confirmó que el pequeño estaba fuera de peligro gracias a la maniobra ejecutada de manera rápida y eficiente por parte del maestro Rábago.

La directora del plantel, Patricia E. Lañas, dijo que la clave para salvar la vida del niño fue que el maestro estaba haciendo su trabajo de supervisar a los estudiantes en la hora de la comida y esto le permitió actuar rápido.
Irene Rosales, directora de servicios de salud en UISD, señaló que es muy importante tener a los maestros entrenados en situaciones de emergencia y este es un claro ejemplo.

“La maniobra de Heimlich es una sección que forma parte del entrenamiento de primeros auxilios y es algo que se toma muy en serio debido al aumento en casos de ahogamiento con alimentos, ya que son muchos estudiantes los que toman su comida al mismo tiempo”, señaló.

El maestro Rábago se certificó recientemente con el entrenamiento de primeros auxilios, en los que se incluyó la maniobra de Heimlich y el uso de defribilidadores automatizados. El curso lo impartió la enfermera Delilah Rentería.

“Este acto heroico demostró que la enfermera enseñó de manera correcta las técnicas usadas en situaciones de emergencia, en especial cuando se trata de estudiantes que se ahogan con comida, felicitamos a los dos por su excelente trabajo”, manifestó Rosales.