El Mañana de Nuevo Laredo

12 enero, 2021

Se acaban las camas para pacientes graves de Covid




El IMSS reporta que ya no tiene espacios con respiradores disponibles y la Unidad Covid está llena; ahora los reciben en el General, pero hay poco cupo

Por Emma Treviño


Compartir esta publicación

Ya no hay camas con respiradores disponibles en la unidad de cuidados intensivos del Hospital de Zona del IMSS y la Unidad Covid está llena, ahora los pacientes son internados en el Hospital General y queda poco cupo en cuidados intensivos.

Los hospitales públicos para tratar Covid-19 en Nuevo Laredo, el IMSS, ISSSTE, el General y la Unidad Covid están a punto del colapso, ya que no sólo no hay suficientes camas, falta personal y están agotados.

La saturación de esta unidad provocó el cierre a las consultas externas, y suspensión de las cirugías selectivas, pero por la gravedad con que los internamientos y contagios aumentan, a partir de la próxima semana el General ya no atenderá urgencias; serán canalizadas a otros nosocomios.

“Ya no tenemos camas en la Unidad Covid, hemos estado pasándolos a la reconversión que se hizo encamados, que son 15, pero ya se nos dio la instrucción que despejemos la otra área de encamados y enviar a otros nosocomios las urgencias médicas”, declaró Jesús González Cepeda, director del Hospital General.

TE PUEDE INTERESAR: Amenazan tomar el Hospital General

El riesgo de cerrar en su totalidad el hospital aumenta con el número de los casos, y sólo se esperan instrucciones para cerrarlo a emergencias.

“Ya nos dan ganas de llorar… ver todos los pacientes graves y la gente sigue sin entender”, expresó con tristeza, y lamentó que del total de los hospitalizados tres están intubados graves y el resto en la Unidad Covid delicados, todos graves y con oxígeno.“Tenemos pacientes en Covid con familia en casa contagiada, hay familias con hasta tres ele-mentos graves porque no salen a consultar, y acuden cuando poco se puede hacer por ellos”, declaró.

Sin embargo, esta situación se puede revertir si las personas se quedan en casa 15 días, usando cubrebocas, respetando la sana distancia, uso de gel, lavado de manos y salir únicamente a lo necesario.

El temor de un mayor rebrote de los casos es alto, pues la nueva cepa de este virus, la B117, es de mayor contagio y sólo una sola persona puede infectar a siete.

Prácticamente este arranque de año, está a punto de alcanzar a agosto en el que hubo 250 contagios, pues en la primera semana epidemiológica de este 2021 se reportaron 201 casos y para la segunda semana ya eran 226.


Compartir esta publicación

Más noticias