El Mañana

lunes, 21 de octubre de 2019

Laredo Texas 12 agosto, 2019

Se convierte obra en grave problema

Se trata de la planta tratadora de aguas negras de Pico Road, en el área del Camino a las Minas

Aquí en el inicio de la construcción, en la foto aparecen el regidor Jorge Vera, el director del agua Tomás Rodríguez y el regente Carlos R. Villarreal. FOTO: CORTESÍA

4200

Por Francisco Díaz

LAREDO, TX.- Lo que estaba proyectado para ser una obra que iba a beneficiar a Laredo durante 50 años, se ha convertido en un grave problema y ahora las autoridades municipales consideran pedir una investigación criminal.

Se trata de la planta tratadora de aguas negras de Pico Road, en el área del Camino a las Minas, donde el gobierno de Laredo invirtió 98 millones de dólares para tener capacidad para producir 20 millones de galones de agua por día y preparación para llegar hasta 120 millones.

“Esta obra fue un fiasco, jamás ha funcionado bien y le hemos tenido que invertir mucho dinero más para reparar las fallas detectadas, es mucho dinero el que invertimos y por eso considero que se debe hacer una investigación criminal”, declaró el alcalde Pete Sáenz.

Agregó que hablará con el fiscal de Distrito Isidro P. Alaniz para solicitarle investigar si hubo malos manejos de los casi 100 millones de dólares invertidos, y castigar a los responsables.

Las compañías fueron Western Summit Constructors Inc., McAllen Constructing Inc., Dannenbaum Engineering Company de Laredo y de McAllen, además de Patterson Pump Company, todas ellas actualmente demandadas en la vía civil en la Corte de Distrito 111.

Dannenbaum se vio involucrada en un escándalo político y en una investigación del FBI por presuntamente dar sobornos a oficiales electos a cambio de contratos para su constructora.

“Ya tenemos la demanda civil pero pienso que este caso va más allá de lo civil, hay que hacer una investigación criminal ante la posibilidad de malos manejos de los fondos para la construcción”, dijo el alcalde.

La obra fue iniciada bajo la administración de Carlos R. Villarreal como regente de Laredo, el regidor de esa área era Jorge Vera, quien luego fue arrestado por posesión de droga y falsear información en otro caso; el director del sistema de agua era Tomás Rodríguez.

Las consecuencias han sido tales que cuatro años después el gobierno de Laredo se vio obligado a subir las tarifas de agua y drenaje porque la infraestructura es deficiente y no se pueden autorizar nuevos desarrollos de casas, comercios y bodegas en el norte y noroeste de Laredo ante la ineficiencia de Pico Road.

Tomas Rodríguez dijo en marzo del 2015 que se hizo un estudio para calcular la demanda de agua para la ciudad hasta el año 2070 y se determinó que Laredo tendrá unos 600 mil habitantes, es decir, 350 mil más de la población actual. “Estimamos que para ese entonces el municipio requerirá una producción diaria de 180 millones de galones de agua por día y ya estamos listos para cumplir con esa meta”, aseguró en esa ocasión, palabras que resultaron falsas porque la realidad es muy diferente.

Sigue la demanda contra compañías involucradas

LAREDO, TX.- Sigue su curso legal una demanda civil presentada por el gobierno de Laredo en contra de las compañías involucradas en la construcción de la planta tratadora Pico Road, por realizar un pésimo trabajo.

Esta planta fue inaugurada por el gobierno de Laredo el 19 de marzo de 2015 con el objetivo de satisfacer la demanda de agua por los siguientes 50 años, sin embargo, jamás funcionó bien ni cumplió con su propósito.
“Esta planta fue un fraude, no tiene la capacidad que se prometió y no funciona como una planta independiente sino que es auxiliar de la planta de Jefferson”, afirmó el regidor Alberto Torres, Jr.

Agregó que en la construcción de esta planta se invirtieron 98 millones de dólares y en la demanda se espera recuperar gran parte de este dinero.

El gobierno de Laredo demandó a cinco compañías por el pésimo trabajo realizado en la planta Pico Road, localizada al noroeste de Laredo por el Camino a las Minas. La número 2018CVF-001299-D2 fue presentada en la Corte de Distrito 111 contra Western Summit Constructors Inc., McAllen Constructing Inc., Dannenbaum Engineering Company de Laredo y de McAllen, además de Patterson Pump Company.

“En esta demanda estamos pidiendo que nos regresen parte del costo de esta planta porque no cumple con las funciones especificadas y por las que se pagó casi 100 millones de dólares, dinero que le costó a la gente porque se vendieron bonos para hacerla”, mencionó.

Cuando la planta Pico Road se inauguró en marzo del 2015, se informó que su capacidad inicial de tratamiento era de 20 millones de galones de agua por día y gracias a la tecnología que le pusieron, se puede ampliar hasta 120 millones, algo que resultó falso.

La planta construida en un terreno de 50 acres cuenta con un sistema que toma el agua directamente del río Bravo mediante tuberías subterráneas.
Tomás Rodríguez, entonces director del sistema de agua municipal, dijo en ese entonces que la planta de 20 millones de galones por día puede extenderse a 30 millones, incrementando la capacidad de la bomba a un costo de 2 millones de dólares.

La planta está equipada con un alimentador de químicos, con edificio de almacenamiento de desechos, una estructura de concreto para la floculización del agua, además de tanques de sedimentación y de bombas, sin embargo, su capacidad deja mucho que desear.

El proyecto incluyó un tanque de almacenamiento de agua potable de 5 millones de galones y una estación de bombeo capaz de producir 20 millones de galones de agua diarios.