El Mañana

domingo, 26 de mayo de 2019

Nuevo Laredo 7 mayo, 2019

Se forma ‘cascada’ de lluvia en el IMSS

Derechohabientes de la UMF 78 aseguran que el agua entra con fuerza al edificio desde la semana pasada

4200

Por Emma Treviño

“Llueve más adentro que afuera”, expresó Antonio González, derechohabiente de la Unidad de Medicina Familiar 78 del Seguro Social, quien veía cómo el agua caía como cascada en el lobby. Entre tanto los trabajadores sacaban los botes de basura para tratar de contener el líquido.

El domo está por vencerse y no es para menos, con las últimas lluvias que se han registrado, los estragos han sido muchos y a los directivos parece no inmutarles, pero eventos como el de ayer, evidencian los malos trabajos que se realizaron y los riesgos constantes a los cuales se exponen los trabajadores de salud y los derechohabientes que a diario acuden a consulta.

González comentó que varias personas ya se resbalaron, una de ellas cayó de sentón, aunque los trabajadores se apuran a limpiar y sacar el agua y traen más botes de basura, la fuerza con la que cae el agua, les gana.
“Es un peligro… la semana pasada fue lo mismo, pero esta vez cayó más agua, por lo que afecto mucho más”, manifestó uno de los trabajadores de la institución.

Comentó que los domos presentan este problema desde hace más de un año, y no lo han resuelto.

“No sabemos qué están esperando, tal vez a que suceda una desgracia, que le caía a alguien y lo hiera de gravedad”, dijo.

Esta situación no es diferente en el Hospital General de Zona No. 11, del Seguro Social; sin embargo, allá el problema es más grave, ya que el sótano cada que llueve se inunda y hasta heces fecales se ven flotando entre el agua.

El problema es que el sótano se encuentra a un lado del comedor y cocina para los pacientes y los trabajadores, cuando la norma de salud indica que debe de estar en áreas adecuadas y con medidas sanitarias, las cuales no se cumplen en el IMSS.

“Con tanta agua y suciedad que brota ahí, se puede presentar una verdadera contaminación en el hospital y causando serias intoxicaciones a los trabajadores y a los pacientes que son hospitalizados”, comentó otro de los trabajadores que pidió no publicar su nombre, por temor a represalias.
Además, esta situación se podría complicar si la contaminación llega a los bebés, ya que ahí se les prepara la leche y la comida a diario, problemática que tiene más de 20 años.