El Mañana

martes, 20 de agosto de 2019

Laredo Texas 11 agosto, 2019

Se triplica cifra de personas armadas

Mientras que en el 2010 apenas eran 475 quienes tenían permiso de portación, actualmente son mil 369 los laredenses que pueden emplearlas

FOTOS: CORTESÍA En Laredo hay mil 369 personas que tienen permisos para portar armas de fuego

4200

Por FRANCISCO DÍAZ

LAREDO, TX.- Aunque la cifra de personas armadas en Laredo se ha triplicado en los últimos nueve años, las autoridades consideran que la violencia generada con armas de fuego se debe a la facilidad para conseguirlas.

“Quienes tienen permiso para portar armas no son generalmente quienes causan problemas, el problema es que quienes no califican para tener armas las consiguen muy fácil ante la debilidad de leyes”, afirmó el juez de Paz Oscar Liendo.

En su opinión, las leyes para adquirir armas de fuego deben ser más estrictas, verificar bien los antecedentes de los compradores, hacer una evaluación mental y muy especialmente restringir la venta de rifles de asalto como el AK-47 y otros de alto poder.

“La Segunda Enmienda de la Constitución permite tener armas, pero se deben usar de manera responsable y en mi opinión esto no debe incluir armas automáticas de alto poder”, agregó el funcionario.

Cabe mencionar que en Laredo el auge por portar armas creció de manera dramática pues mientras en el 2010 apenas eran 475 personas las que tenían permiso de portación, actualmente son mil 369 los laredenses que pueden llevar armas ocultas.

Para muchos, como el juez Liendo, las causas de este fenómeno son varias pero la principal es la facilidad para conseguir una pieza, cobijada por la segunda enmienda de la Constitución de Estados Unidos.
Mientras en el 2010 eran 475 las personas que contaban con un permiso del Departamento de Seguridad Pública Estatal (DPS), la cifra comenzó a crecer de manera paulatina y solamente en el 2011 bajó ligeramente al registrar 439.

En el 2012 subió a 506, en el 2013 la cifra llegó a 722, en el 2014 fueron 713, en el 2015 la cantidad de armados llegó a 833, subió a mil 193 en el 2016, bajó a 991 en el 2017 y volvió a subir en el 2018 al llegar a mil 369, la cifra más alta desde la aprobación de la ley para portar armas en Texas en el año 1995.

José Salvador Téllez, un abogado local, consideró muy lamentable las tragedias registradas pero señaló que las armas no matan a las personas, son las personas quienes se matan entre ellas.

“En mi opinión tener armas no es el problema, el problema es la facilidad para conseguirlas y también cuando caen en manos de una persona que hace mal uso de una pistola o de un rifle”, afirmó el especialista en Derecho.

Indicó que el gobierno federal debe implementar mayores restricciones para la venta de armas de fuego y el Estado hacer más énfasis en la necesidad de cursos y de exámenes psicológicos para evaluar a una persona antes de darle una licencia para cargar armas.

“Está demostrado que quienes tienen una licencia no son quienes causan las tragedias sino personas que tienen problemas psicológicos”, aseguró.
Actualmente, bajo las leyes texanas, los mayores de 21 años que no cuenten con récord criminal y aprueben un curso de manejo de armas, pueden conseguir una licencia para traerlas de manera abierta pagando sólo 140 dólares.

Sin embargo, para Joe Baeza, vocero del Departamento de Policía, el hecho de tener tantas licencias no es un factor para casos de violencia.

“La mayoría de quienes tienen una licencia son personas que respetan la ley y respetan el uso de una arma de fuego, las tragedias registradas son hechos verdaderamente tristes y muy lamentables, pero no tienen nada que ver con tener licencia o no”, indicó.

Para el juez de Paz Héctor Liendo ya es urgente hacer cambios legislativos en las leyes que permiten cargar armas ocultas a fin de exigir una evaluación psicológica a quienes solicitan una licencia en el estado de Texas.

En su opinión, hay más aspectos positivos que negativos para cargar y portar una pistola o tenerla en la casa ya que en estos tiempos de más violencia pueden ser fundamentales para proteger la familia y sus bienes.

El gobierno federal debe implementar mayores restricciones para la venta de armas de fuego.