El Mañana

jueves, 18 de julio de 2019

Laredo Texas 17 marzo, 2019

Se unen contra Trump

El RGISC se adhirió para presentar un litigio federal con el objetivo de frenar el proyecto del muro al considerarlo ofensivo, anticonstitucional y costoso

Tricia Cortez, directora ejecutiva del RGISC, confirmó que se unirán a una demanda nacional. FOTO: FRANCISCO DÍAZ/EL MAÑANA

4200

Por FRANCISCO DÍAZ

LAREDO, TX.- El Centro Internacional de Estudios del Rio Grande (RGISC) se unirá a una demanda nacional contra el presidente Donald Trump por declarar una emergencia nacional que no existe en la frontera.

“Nos uniremos a este movimiento legal para tratar de frenar la declaración de emergencia del Presidente porque esto le permitiría tener acceso a recursos para construir el muro en la frontera”, dijo Tricia Cortez.

La directora ejecutiva de RGISC agregó que una buena cantidad de organizaciones se unieron para presentar una demanda federal con el objetivo de frenar el proyecto del muro al considerarlo ofensivo, anticonstitucional y muy costoso.

Melissa Cigarroa, presidente de la mesa directiva de RGISC, agregó que un muro puede traer severos daños a la ecología de esta frontera y al río Bravo, que ya está en una lista de los 10 en mayor peligro de extinción en Estados Unidos.

“De este río dependemos 6 millones de personas para tomar agua potable en ambos lados de la frontera, ya está contaminado y con un muro los daños serán mayores”, advirtió.

Destacó además que la declaración de emergencia en la frontera por parte del presidente Trump es falsa.

“No hay ninguna emergencia de seguridad en Laredo, por eso nos unimos al movimiento nacional en contra de esto”, indicó.

Mencionó que una declaración de emergencia nacional en la frontera disminuye la fuerza de la unidad y distrae de los problemas ambientales que ocasionará el muro.

“Las acciones legales a las que nos uniremos tienen como objetivo detener más daños al río”, precisó la entrevistada.

Apenas el jueves se realizó una manifestación pacífica en el parque Tres Laredos donde medio centenar de activistas ambientales cuestionaron la declaración de emergencia decretada por el presidente Donald Trump.