El Mañana

jueves, 18 de julio de 2019

Nacional 3 julio, 2019

Compañera pide que lo acompañe y… lo matan

En el secuestro y posterior asesinato de un estudiante de secundaria de 13 años, ocurrido en la capital veracruzana presuntamente participó una de sus compañeras y dos sujetos más

4200

Por HORA CERO

Xalapa, Ver.- En el secuestro y posterior asesinato de un estudiante de secundaria de 13 años, ocurrido en la capital veracruzana presuntamente participó una de sus compañeras y dos sujetos más, quienes se encuentran en poder de las autoridades.

El fiscal General del Estado, Jorge Winckley Ortiz, informó que Carlos, estudiante de la Escuela Secundaria General Número 6 “Jesús Reyes Heroles” de Xalapa, Veracruz, fue plagiado e inmediatamente asesinado.

A pesar que seguían exigiendo el pago de rescate, el cuerpo del menor fue hallado semienterrado en el Cerro del Estropajo, en la colonia Lomas de Chapultepec del municipio de San Andrés Tlalnelhuayocan, zona conurbada de a la ciudad de Xalapa.

El funcionario señaló que en este crimen habría participado una compañera de la escuela secundaria, la cual por ser menor de edad se encuentra bajo resguardo del Sistema Estatal para el Desarrollo Integral de la Familia en tanto se realizan las investigaciones.

Las investigaciones determinaron que la niña contó presuntamente con el apoyo de dos cómplices, de nombres Joaquín y Lorenzo, quienes se encuentran imputados formalmente.

Winckler Ortiz relató que el pasado 24 de junio tras salir de la escuela, una compañera le pidió a la víctima acompañarla a una parada de autobús de la colonia Villahermosa; a Carlos lo esperaban Joaquín “N” y Lorenzo “N” para privaron de la libertad.

El menor fue trasladado al Cerro del Estropajo, en donde acabaron con su vida pero sus asesinos exigieron el pago de rescate a la familia, que accedió a pagar 100 mil pesos con tal de recobrar a su ser querido.

Tres días después, el cuerpo de Carlos fue hallado semienterrado en el Cerro del Estropajo en el municipio colindante con Xalapa; los vecinos observaron cómo peritos bajaron el cuerpo del menor entre las milpas. Carlos tenía varios días muerto y su cuerpo ya presentaba signos de descomposición.