El Mañana

martes, 16 de julio de 2019

Deportes Local 2 julio, 2019

‘Si yo puedo, tú puedes’

Graciela Abigail decide dedicarse de lleno al ejercicio, a su familia, su trabajo y sus estudios

Cortesía

4200

Por JORGE VARGAS

Nuevo Laredo.- Mientras Graciela Abigail se ata las agujetas de sus tenis, afuera el sol aún no se asoma, pero hay que ganarle tiempo al tiempo. Como madre de tres hijos, uno de ellos con problemas de movilidad, debe administrarse y darse un espacio para su pasión: el ejercicio, que le permitirá ingresar a fuertes competencias.

Es una madre joven, de apenas 30 años, moderna, dedicada a su pasión, a sus hijos de 13, 12 y 11 años, a su alimentación, a su trabajo y a sus estudios, pues pretende recibirse pronto de su carrera universitaria.

¿Cómo consigue hacer todo esto? Con lo más grande que lleva encima: su fuerza de voluntad.

Su esfuerzo ya dio frutos, pues hace una semana consiguió el primer lugar en un nacional de fitness en Monclova, Coahuila, en la categoría Bikini Novata y un segundo lugar en Bikini Avanzado.

El día a día de Graciela Abigail Castro Luna está totalmente lleno. Por la mañana corre para hacer dos y hasta tres horas de ejercicio, regresa a casa para llevar a su hija a la escuela y atender a la otra niña, a la que lleva periódicamente a terapia. Por ahora, el mayor de sus pequeños está con su familia, en Florida.

Además, trabaja como auxiliar administrativo en una empresa de diseño gráfico y aprovecha el poco tiempo que le queda para estudiar una carrera de administración de empresas en el ICEST.

Por si fuera poco, Graciela Abigail asiste también por la tarde al gimnasio y trabaja duro sus rutinas. Al menos pasa cinco horas del día entre aparatos, rutinas y escucha las instrucciones de sus asesores: Eloy Sánchez, Gabriel García Garza y Rosalinda Rodríguez.

“Como ves, hay que hacerse del tiempo”, dice.
Otra de las pasiones de Graciela Abigail es la alimentación sana. Antes de dedicarse de lleno al ejercicio, se dedicaba a vender platillos saludables a domicilio, un pequeño negocio que tuvo que dejar por falta de tiempo.

Graciela Abigail decidió dedicarse al ejercicio luego de escuchar recomendaciones sobre su salud, pues sufría de problemas gastrointestinales graves, como gastritis y colitis. Hoy, ya lleva dos años y medio de practicar ejercicio de lleno, de llevar a cabo sus metas diarias

Mucho tiene que ver también su rígida dieta que sigue el pie de la letra, incluso, respeta los horarios y hasta se lleva su comida preparada al gimnasio o al trabajo.

Por la noche a veces se da el “lujo” de comer otra cosa, como pescado.

No bebe refrescos, el agua natural es su prioridad o los tés, especialmente el verde, con el que regularmente acude por las mañanas al gimnasio, el Papa Milo. Un termo con uno o dos litros son parte de su “cargamento” diario, además del refractario con sus alimentos. Hoy en día, los problemas de salud de Graciela Abigail han desaparecido.

Para Graciela Abigail no hay pretextos para no cumplir sus objetivos. Desde antes del amanecer y hasta las 10:00 u 11:00 de la noche que se acuesta a dormir se administra y cumple sus metas diarias.

A las madres y padres, Graciela Abigail manda un mensaje simple: “Si yo puedo, tú puedes”.

“Yo creo que todo está en la actitud de uno. Te cambias el chip. Inmediatamente que te cambias el chip y empiezas, inicias con un día o dos y vas avanzando. Es la constancia, pero tienes que dar el primer paso… te tienes que quitar el chip del no puedo”, le recomienda a aquellas personas que creen no poder iniciar una vida mejor.

Graciela Abigail considera que es necesario buscar una gran motivación.

“Mi motivación más grande son mis hijos, quiero darles un ejemplo”, finaliza la neolaredense campeona fitness.