El Mañana

viernes, 19 de julio de 2019

Laredo Texas 25 junio, 2019

Sigue la batalla contra basurero

Abogados del grupo CALL pidieron que se niegue el permiso para el basurero

Miembros del grupo ciudadano CALL se oponen a la construcción del basurero. FOTOS: FRANCISCO DÍAZ/EL MAÑANA

4200

Por Francisco Díaz

LAREDO, TX.- Luego de una audiencia en una corte administrativa ambiental en Austin, se determinó que la batalla entre directivos de la empresa Pescadito y el grupo Citizens Against Laredo Landfill (CALL) por un basurero al este de Laredo continuará en los siguientes meses.

Abogados del grupo CALL pidieron que se niegue el permiso para el basurero argumentando que la agencia federal de emergencias (FEMA) incluyó el terreno donde se pretende construir en una zona de inundación y esto representaría un riesgo.

Los representantes de CALL solicitaron al juez encargado de la audiencia en Austin que retire el permiso aprobado de manera preliminar hace tres años y que terminará de una vez por todas con este proyecto.

Sin embargo, la corte determinó que los directivos de Pescadito, encabezados por Carlos Y. Benavides III, deben tener tiempo para hacer ajustes al mapa de inundaciones de FEMA y que el permiso se mantendrá vigente.

La audiencia en Austin fue ante la Oficina de Audiencias Administrativas del Estado (SOA), una dependencia de la Comisión Ambiental de Texas.

CALL considera que el principal argumento en contra del basurero es la afectación de una zona de inundación, lo que llevaría materiales tóxicos al río Bravo a través del arroyo San Juanito. “Quieren poner cenizas de carbón y esto contaminará el suelo y el subsuelo con químicos muy peligrosos como el mercurio y el arsénico”, señalaron.

Los ejecutivos de Pescadito EnvironmentalResource Center tienen una solicitud pendiente ante la Comisión de Calidad Ambiental de Texas (TCEQ) desde el año 2015 en busca de autorización para construir un basurero que pueda recibir inclusive desechos industriales.

Para luchar contra el proyecto se formó el grupo CALL que inició un movimiento denominado Alto al Basurero de Laredo recaudando firmas en línea a través de facebook y con el propósito de enviarlas a diferentes agencias de gobierno, actualmente tiene más de 24 mil miembros.

Cabe mencionar que en 2016 la Comisión de Calidad Ambiental de Texas aprobó de manera preliminar un permiso para que la empresa Rancho Viejo Waste Management, propiedad de Carlos Y. Benavides III, instale el basurero pero la aprobación final no se ha dado.

Dicho tiradero, clasificado como Tipo I para desechos municipales y de Tipo V para líquidos, se planea en terrenos del rancho Yugo, localizado entre las carreteras 359 y la 59, unas 18 millas al Este de Laredo.

La propiedad es de la familia Benavides, como parte de más de 12 mil acres del rancho Yugo y se pretende utilizar mil 100 para la construcción de este basurero.