El Mañana

sábado, 15 de junio de 2019

Laredo Texas 14 junio, 2019

Sin mexicanos Laredo sería ‘un fantasma’

El destino de esta ciudad depende del comercio entre los dos Laredos

Cortesía

4200

Por NBC News

LAREDO, TX.- Los límites de esta pequeña ciudad fronteriza están llenos de actividad, ya que los vehículos de construcción limpian grandes extensiones de terreno para grandes almacenes, y los que transportan productos estadounidenses y mexicanos parecen cubrir cada centímetro de la carretera.

Para James González, de 33 años, los edificios asépticos y cuadrados y la congestión del tráfico a sólo unas millas de los puentes que conectan EEUU con México, representan el éxito financiero y oportunidades de negocios futuros.

Los destinos de la ciudad, que depende enteramente del comercio entre los dos países, están siempre vinculados al estado de las relaciones de Estados Unidos con su vecino del sur. La cercanía de esa relación a veces puede hacer que las líneas restrictivas de la frontera nacional parezcan borrosas, pero con las recientes amenazas de una guerra comercial de la Administración Trump, se han vuelto cada vez más definidas.

Hasta la noche del viernes pasado parecía que el presidente Donald Trump castigaría a México, y por lo tanto a Laredo, con aranceles a todos los bienes que llegan al norte a través de la frontera. Esa amenaza desapareció debido a un impreciso acuerdo sobre inmigración, pero los residentes aquí saben que podría retornar en cualquier momento, dañando sus relaciones comerciales.

El negocio de autopartes de la familia González abrió en Laredo en 1934 y ahora tiene tiendas desde Monterrey, México, hasta San Antonio, Texas, con más ubicaciones expandiéndose a lo largo de la frontera. Ya han tenido que subir los precios debido a los aranceles sobre los productos fabricados en China, pero como el 20% de sus productos, desde filtros de aire hasta radiadores, se fabrican en México, temen que haya otra alza en los costos en el horizonte si la relación se deteriora.

González dijo que los aranceles al vecino del sur de Estados Unidos y cualquier represalia de México podrían llevar a su familia a cerrar tiendas, amenazando a sus 24 ubicaciones.

“Sólo quizás ahora estamos llegando al punto en el que Laredo se está moviendo por sus propios pies. Ahora, si nos arruina con un tiro en la pierna con el comercio, tomará la única pierna que nos queda para pararnos. Si perdemos eso, ¿qué nos queda?”, expresó González.

Al igual que él, muchos aquí están preocupados de que las continuas luchas comerciales de la Administración Trump amenacen la prosperidad y esperan que las industrias de Laredo puedan expandirse y traer estabilidad financiera a largo plazo a una ciudad donde el 30% de la población está en o por debajo del nivel de pobreza, según el censo de EU.

El puerto de Laredo, donde casi 4.6 millones de camiones cruzaron la frontera en el 2018, se convirtió en el más exitoso de la nación por primera vez el mes pasado, superando al puerto de Los Ángeles, según los datos de la Oficina del Censo publicados en mayo.

La necesidad de comerciar con México es evidente para Rubén Norton, de 36 años, quien dirige una tienda de artículos deportivos con su padre a pocas cuadras del punto de control en la frontera. Su negocio, inaugurado en 1947, depende de ese comercio transfronterizo.

“Sin México, este lugar y Laredo es una ciudad fantasma”, afirmó Norton, gesticulando alrededor de su tienda.

“Con todo lo que estamos haciendo, ¿en qué momento los pinchamos lo suficiente para que México simplemente nos enseñe el dedo medio?”, dijo en referencia al gesto obsceno.