El Mañana de Nuevo Laredo

23 mayo, 2020

Sugieren obras de infraestructura




Cauces naturales de arroyos han sido limitados o tapados provocando inundaciones, por lo que urgen a cuidar el desarrollo urbano

Por Conrado Coronado


Compartir esta publicación

El desbordamiento de arroyos ante fenómenos como el ocurrido el jueves en Nuevo Laredo, se debe a que su cauce natural ha sido limitado o tapado, por lo que el arquitecto Jorge Salinas Falcón sugirió a las autoridades cuidar el desarrollo urbano y realizar más obras de infraestructura para drenaje pluvial.

“El principal afluente en Nuevo Laredo es el arroyo El Coyote, que viene desde Nuevo León y viene a dar a la colonia Fovissste, hay partes donde está natural y de buen cauce”, señaló Salinas Falcón, quien fungió como secretario de Servicios Públicos Primarios en la administración de Carlos Canturosas Villarreal.

Sin embargo, dijo que “los afluentes del arroyo El Coyote que son los pe-queños arroyos -los bracitos-, en muchas colonias los taparon o los limitaron.

El caso por ejemplo de los problemas que hubo en la colonia Los Fresnos, las aguas buscaron la zona del cauce, agarraron demasiada agua desde el Aeropuerto y del Ejido El Bayito, corren por debajo de la Carretera Aeropuerto, cruza por Los Fresnos y luego llega al arroyo El Coyote, donde limitaron mucho el cauce natural, lo rellenaron o lo redujeron, ese el problema”.

Darle mantenimiento constante a los arroyos es como se puede evitar que el problema sea más grande, sugirió Salinas Falcón e insistió que son demasiados los cauces naturales que fueron tapados.

En esta parte, explicó, los desechos que se vierten en los canales contribuyen de forma negativa a las inundaciones, pues “van a los arroyos y tiran basura como muebles, ramas, carros abandonados y llantas”.

También sugirió que las autoridades deben cuidar mucho el desarrollo urbano, el desarrollo de nuevas colonias, el crecimiento de la ciudad “respetando los cauces naturales”.

“Esos arroyos tienen dueño. Hay hasta cierto nivel de cauce fluvial que la Comisión Nacional del Agua respeta y determina como área federal, el arroyo El Coyote lo es, pero muchos de sus afluentes que son pequeños bracitos se venden. Eran ranchos, después se fueron urbanizando, se venden y se notifica, y así se han ido tapando muchos arroyos”, señaló.

Consideró que hacen faltan algunas obras de infraestructura para drenaje pluvial, ya sea canales a cielo abierto revestidos o tubería de dimensiones muy grandes para que ayude a desalojar el agua cuando llueve.


Compartir esta publicación

Más noticias