El Mañana

jueves, 19 de septiembre de 2019

Global Curiosidades 4 septiembre, 2019

¿Te tiembla el párpado? Checa tus niveles de estrés

El brincoteo constante de un párpado podría ser una señal grave de estrés o mioquimia

4200

Por Anónimo

Que te tiemble el párpado no es común. Su brincoteo constante podría ser una señal de estrés y enfermedades como la mioquimia, donde los espasmos musculares son repetitivos y fastidiosos.

El principal motivo de la mioquimia es el estrés, seguido del consumo frecuente de tabaco, bebidas alcohólicas, así como también de fatiga excesiva. No obstante, cuando este tic nervioso se prolonga, se combina con la falta de sueño, el desgaste físico, y los cambios de humor, que juntos crean una posible bomba a estallar.

Cómo evitar que te tiemble el párpado

Otros de los factores que influyen en la mioquimia es el uso exagerado de computadores o dispositivos móviles. Es por ello que los especialistas recomiendan descansar y permanecer en un ambiente relajado en caso de que esta se extienda a tres días o más.

“Descansar es lo mejor, tratar de relajarse, aprender a respirar, hacer ejercicio regularmente, evitar conflictos. En fin, este tic nervioso es una alerta de que las personas deben tomarse una pausa para mejorar su salud”,
Sarai Martínez, optómetra.

También es recomendable reducir el consumo de cafeína y otros estimulantes, al igual que darle a los ojos un descanso de pantallas y luces blancas. Esto porque regularmente el músculo ocular parpadea en promedio unas 10 veces por minuto; es decir, alrededor de 9 mil 600 veces al día. Pero cuando esta cantidad aumenta, el músculo trabaja de más y se desgasta.

Acude al médico por un ojo irritado; tenía una garrapata incrustada

El caso recordó al de un residente de Kentucky, Estados Unidos, que acudió al médico por molestias de un ojo irritado pero se llevó una terrible sorpresa cuando le informaron que en realidad tenía una garrapata incrustada en el globo ocular.

Tras anunciarle la asquerosa noticia, los optometristas usaron pinzas diminutas para extraerle la garrapata sin lastimarlo. Afortunadamente Prater se recuperó satisfactoriamente con antibióticos y gotas de esteroides.