El Mañana

jueves, 18 de julio de 2019

Nacional 25 abril, 2019

Tensión militar en la frontera

Trump amenaza con enviar más soldados armados para proteger EU

La tropas de EU cuidan la frontera ante la oleada de migrantes.

4200

Por EXCÉLSIOR

WASHINGTON.- El presidente Donald Trump denunció que soldados mexicanos apuntaron sus armas contra efectivos de la Guardia Nacional de Estados Unidos desplegados en la frontera, como posible táctica de distracción en beneficio de narcotraficantes.

En Twitter, Trump advirtió que ahora está enviando soldados armados a la frontera para evitar que se repitan este tipo de incidentes, aunque no ofreció detalles sobre sus acusaciones.

“Recientemente, soldados mexicanos desarmaron a nuestros soldados de la Guardia Nacional, probablemente como táctica de distracción para los traficantes de drogas en la frontera. Más vale que no vuelva a suceder.

“Ahora estamos enviando soldados armados a la frontera. México no está haciendo lo mínimo suficiente en detenciones y deportaciones”, escribió el mandatario estadounidense en Twitter.

El presidente estadounidense no dejó claro a qué se estaba refiriendo, pero CNN informó el 13 de abril de un incidente cerca de Clint, en Texas.

Según dijeron funcionarios de Defensa a la cadena, dos soldados estadounidenses realizaban tareas de vigilancia en la frontera en un vehículo no identificado, cuando fueron abordados por cinco militares mexicanos que apuntaron contra ellos y los desarmaron.

Pese a que el lugar del incidente fue del lado estadounidense de la frontera al norte del río Grande, fue más allá de la valla fronteriza, indicaron.

Más temprano, el presidente norteamericano renovó sus amenazas de cerrar la frontera sur debido a la crisis provocada por las caravanas de inmigrantes que pretenden llegar a Estados Unidos desde México.

Incluyó la posibilidad de desplegar a más efectivos militares para asegurar la zona fronteriza.

A principios de abril, Trump cedió en su amago de clausurar la frontera con México, al afirmar que dará al país vecino un año para detener el flujo de drogas, o de lo contrario impondrá aranceles a sus automóviles antes de decidir si clausura la zona limítrofe.