El Mañana

jueves, 18 de abril de 2019

Estado 18 marzo, 2019

Tétanos, enfermedad mortal y desconocida

El llamado ´mal de arco´, por sus efecto

4200

Por El Mañana de Reynosa

Aunque desde hace muchos años que no se manifiesta en la región, el tétanos, también conocida como “el mal de arco”, es una enfermedad tan mortal como desconocida, y si bien es cierto que no es común en esta zona del país, tampoco es un mal extinto, lo que significa que nadie está a salvo de ser contagiado, cuando no se ha aplicado en tiempo y forma la vacuna preventiva.

Si bien es cierto que se trata de una enfermedad rara,
cualquier persona podría ser infectada por la bacteria que produce el tétanos,
cuando se reúnen las condiciones propicias, reconoció la enfermera Griselda
Castillo Macías.

No existe una cura para la mortal enfermedad bacteriana,
pero su vacuna preventiva, ha mostrado ser muy exitosa, al grado de que no hay
reportes de personas contagiadas por el tétanos a nivel regional desde hace
mucho tiempo.

La bacteria de “el mal de arco”, ingresa a través
de una herida y ataca muy rápido al sistema nervioso, generando rigidez y
espasmos.

Su período de incubación puede ser entre los 4 y 10 días,
pero una vez que se manifiesta, ya es imposible eliminarlo, lo que significa
que la persona muy probablemente morirá, sufriendo rigidez muscular y
afectaciones en los pulmones, mandíbulas, entre otras áreas del sistema nervioso,
que provocan fuertes dolores.

Tétanos, enfermedad mortal y desconocida. El llamado ´mal de
arco´, por sus efecto

CUIDADO. Provocarse heridas con metales oxidados o maderas
infectadas por la bacteria del tétanos, generalmente lleva a la muerte.

SE APLICA DESDE LOS 12 AÑOS

Contrario a lo que muchas personas piensan, la vacuna contra
el tétanos no se aplica a los niños, como es el caso de la inyección contra la
polio, para “el mal de arco”, las dosis preventivas se comienzan a
aplicar a partir de los 12 años, explicó la enfermera del IMSS-Bienestar,
Castillo Macías.

De hecho, además del refuerzo contra el tétanos, se
recomienda a las personas, seguirse aplicando la vacuna a lo largo de su vida,
porque no daña al organismo.

Instruyó la entrevistada, que la mortal bacteria ingresa al
sistema nervioso a través de una herida provocada con un objeto metálico,
incluso con una pinchadura de madera.

Pero los objetos que lesionan al cuerpo, deben estar
cubiertos por la bacteria del tétanos que producen generalmente las heces de
animales, pero para fortuna de los residentes las posibilidades de ser
contagiado por esa bacteria son muy remotas, y eso lo prueban las estadísticas
históricas o reportes de la Secretaría de Salud.

De acuerdo a los registros sobre el contagio de “el mal
de arco”, en los países del tercer mundo y en las zonas más vulnerables,
es donde el tétanos ha tenido mayor incidencia.

En la región, las campañas de vacunación han sido muy
exitosas, y eso se debe a que las brigadas han llegado a todos los núcleos
poblacionales, principalmente a los alumnos de nivel preescolar y la primaria.

VACUNACIÓN A POBLACIÓN ABIERTA

Sin embargo, a diferencia de las otras enfermedades, la
vacuna contra el tétanos, debe aplicarse desde la preadolescencia, -12 años-, y
durante la adultez, insistió Griselda Castillo Macías.

Hizo saber que en la unidad médica del IMSS-Bienestar,
tienen suficientes dosis de vacunas contra el tétanos, para atender la demanda
de las personas que soliciten su aplicación.

Por tratarse de un programa de salud pública, la vacuna
contra “el mal de arco”, se aplica a la población abierta, siempre y
cuando tengan la edad recomendable, es decir, que la dosis preventiva no es
exclusiva para los derechohabientes, sino para todo aquel que la solicite.

La manera más efectiva de no padecer una enfermedad
producida por un virus  o una bacteria,
es el cuidado y la prevención, de allí la importancia de que los padres de
familia lleven a vacunar a sus hijos, pero de la misma manera, también ellos
deben de inmunizarse contra enfermedades como el tétanos, solicitando sus dosis
en la institución médica que les corresponde, o donde puedan tener acceso,
llámense hospital público o privado.