El Mañana

martes, 18 de junio de 2019

Nacional 5 junio, 2019

Tiene México y EU ‘prueba de fuego’

Ebrard señala que Trump desistirá sobre aranceles

4200

Por Proceso

NUEVA YORK.- El vicepresidente de EU, Mike Pence, será el anfitrión de las conversaciones con el gobierno de Andrés Manuel López Obrador para intentar solventar la crisis bilateral provocada por la decisión del presidente Donald Trump de imponer aranceles del 5% a las exportaciones de México.

Las conversaciones las dirigirá Pence hoy en la Casa Blanca, a las que del lado mexicano representará el secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard.

La Casa Blanca informó que Pence tiene la instrucción del presidente Trump “de escuchar la posición de México sobre el tema de los aranceles” y la situación generada por el flujo de migrantes centroamericanos.

El gobierno de México, representado por Ebrard, tiene la expectativa de que el lunes 10 de junio, el gobierno de Estados Unidos desista de imponer el arancel del 5% a las exportaciones mexicanas.

Desde Londres, ayer el presidente Trump acabó con el optimismo mexicano al ratificar que el próximo lunes entrarán en vigor los aranceles, pese a su concesión de que el vicepresidente se reúna con Ebrard en la Casa Blanca.

El gobierno de Trump pretende que México, con la presión arancelaria, se convierta en un tercer país seguro para aceptar refugiar a todos los centroamericanos que pidan asilo y que permanezcan en México, mientras se decide su caso en las cortes migratorias de EU, lo cual puede tardar hasta seis años.

Ayer, durante su estancia en Washington, como jefe de la delegación mexicana, Ebrard fue al Capitolio para reunirse con Nancy Pelosi, líder demócrata y presidenta de la Cámara de Representantes.

El coro de repudio por parte del sector privado de su país a la amenaza de Trump es cada día más fuerte. Después de que la Cámara de Comercio de Estados Unidos (la organización empresarial más grande del país) y el influyente Business Roundtable se pronunciaron en contra de la medida por sus efectos adversos para las economías de ambos países, se han sumado otras.