El Mañana

viernes, 19 de abril de 2019

Deportes 15 abril, 2019

Torneos ‘Majors’ ha ganado Tiger Woods en su carrera.

Años, nueve meses y 27 días pasaron entre viCtorias en ‘Majors’ para Tiger Woods. Previo al Masters su última gran TRIUNFO fue en el US Open, el 16 de junio del 2008

Agencias

4200

Por Agencias

AUGUSTA.- Héroe caído, deportista prácticamente paralizado, campeón de un Major otra vez. Tiger Woods completó su largo y tortuoso camino de regreso a la cima del golf.

El astro de 43 años entregó una tarjeta de 70 golpes, dos debajo del par, y se impuso por un impacto de diferencia para conquistar por quinta vez el Masters de Augusta y conseguir el 15to título de un Major en su laureada carrera.

Pero Woods no ganaba en las grandes citas desde el Abierto de Estados Unidos de 2008. Y su victoria sigue a un largo periodo en que el golfista fue afectado por un derrumbe en el nivel de su juego, así como por lesiones debilitantes y problemas personales.

“Es abrumador, simplemente por todo lo que ha ocurrido”, dijo Woods en la cabaña Butler, a la que es llevado el monarca de este prestigioso torneo para que haga sus primeras declaraciones a la prensa.

Woods había sugerido que podía seguir compitiendo con los mejores del mundo del golf el año pasado, cuando triunfó en el Tour Championship. Fue su primera victoria en cualquier torneo desde 2013.

Ahora, está en la elite de nueva cuenta. Se ciñó el saco verde en el Augusta National, donde no se coronaba desde 2005.

GRAN REMONTADA

En una ronda final que se disputó en grupos de tres y que comenzó desde los dos tees con la esperanza de concluir antes de que se abatiera una tormenta eléctrica sobre la zona, el sol brilló paradójicamente para Woods.

Remontó un déficit de dos golpes durante la jornada. Tomó la ventaja por primera vez con un putt para birdie en el hoyo 15, ante el delirio de la multitud en el legendario campo.

De pronto, imágenes que parecían estar sólo en el pasado, se volvieron actuales.

Una vez que aseguró el triunfo, Woods cargó a su hijo Charlie, quien tiene 10 años y por lo tanto nació uno después de que había conquistado su 14to Major, durante el U.S. Open disputado en Torrey Pines en 2008.

Woods abrazó también a su madre y a su hija de 11 años, Sam. Luego, prodigó muestras de afecto a todos los que se le cruzaron enfrente.

Entre ellos había algunos que se mantuvieron a su lado durante un divorcio rodeado por un escándalo y durante un vergonzoso arresto por conducir bajo los efectos de una combinación de analgésicos, consumidos por Woods con frecuencia a lo largo de los años en que se sometió a cirugías.

El golfista, quien tenía una imagen impecable, la perdió tras el escándalo sexual que derivó en su divorcio. Perdió también la salud, durante un largo periodo en que fue cuatro veces al quirófano y en que no tenía siquiera la capacidad de levantarse de la cama, mucho menos la de jugar al golf.

Durante dos años no jugó siquiera un Major. Fue hace un bienio, en el Masters, cuando Woods dijo que necesitó una inyección de una sustancia que adormecía sus nervios, tan sólo para asistir a la Cena de Campeones.

“El año pasado tuve suerte de jugar de nuevo. Uno antes, en aquella cena, yo sufría de verdad”, rememoró Woods. “Me perdí un par de años de este gran torneo. Ser campeón 22 años después de haber ganado el primer título, es mucho tiempo. Es una experiencia surrealista”.

En aquel momento de la cena en Augusta, Woods pensaba que su carrera había terminado.

Ayer aulló, no de dolor, sino de alegría al abandonar el campo, mientras resonaban los gritos de “Tiger”.(AGENCIAS)