El Mañana

domingo, 18 de agosto de 2019

Nuevo Laredo 11 abril, 2019

Un centenario sin Emiliano Zapata

La vida del líder campesino se había apagado por las balas traicioneras, el hombre que estuvo al mando de las fuerzas revolucionarias que hizo frente en muchas batallas murió a los 39 años

SI VIVIERA EMILIANO ZAPATA SALAZAR. Por Sandra Jasso. Fotos. Internet. Sin producción de granos básicos para los mexicanos como el maíz y el frijol, el campo abandonado y en decadencia en la actualidad, si viviera el revolucionario Emiliano Zapata nos pondría pintos a todos, declaró el maestro José Martínez Verdines integrante de la Sociedad Histórica de Nuevo Laredo. Emiliano Zapata Salazar (1879-1919), estuvo al mando del Ejército Libertador del sur y participó con un ejército de peones, la mayoría indígenas del Estado de Morelos para formar parte en 1910 de la Revolución Mexicana. Conocido como El Caudillo del sur, defensor y líder de los campesinos durante la Revolución Mexicana, luchó durante nueve años hasta su muerte en 1919 por devolver la tierra a los más desprotegidos de la gente pudiente. “Para mí que Venustiano Carranza dejó a una serie de personas, una bola de ambiciosos como el, Madero y Carranza, sólo porque los mandó por un tubo Porfirio Díaz, pero ellos quisieron ser parte de su gabinete, por eso ellos se revelaron”, dijo Martínez Verdines. Detalló que ambos eran hacendados del norte, con una posición privilegiada que en esa época era solo una minoría. “Recordemos el coraje de Carranza cuando Lucio Blanco repartió acá en Matamoros la tierra, lo mandó castigar y lo envía a Sonora, además de ser partidario de Zapata, al igual que Felipe Ángeles, termino siendo zapatista”, exclamó el profesor. Explicó que era un general federal y terminó siendo zapatista, convencido de los ideales del caudillo y lo mataron, como a muchos otros que se unieron por la causa justa para los campesinos. “Villa y Zapata se entendían perfectamente, estuvieron juntos la primera reunión en Xochimilco, luego en Palacio Nacional”, indicó. De esa reunión surgió la fotografía donde aparecen juntos y Villa se sienta en la silla presidencial, la osadía del Centauro del Norte había quedado para la historia perpetuada en una imagen. “Carranza quería desterrarlos a los dos, hoy en día

4200

Por Agencias

En 1906, Emiliano Zapata asiste en Cuautla a una junta campesina para discutir la defensa de las tierras de los hacendados; en 1908 se incorpora al regimiento de caballería bajo el mando del coronel Alfonso Pradillo; en 1910 fue incorporado por la fuerza al 9º Regimiento de Caballería con sede en Cuernavaca, Morelos, con el grado de soldado raso.

El 10 de marzo de 1911, Zapata, el maestro Pablo Torres y sesenta campesinos se unieron cuando proclamaron el Plan de Ayala. El defensor de los campesinos, y su equipo de trabajo integrado por los profesores Pablo Torres Burgos, Otilio Montaño, el licenciado Octavio Paz Solórzano, licenciado Antonio Díaz Soto y Gama y Gildardo Magaña.

“El cura de Axochiapan le regaló un caballo, el cura de Tepozotlán que fue el traductor de náhuatl y el cura de Huatla que escribió a máquina el Plan de Ayala también eran parte del equipo; empieza a recorrer algunas zonas.

Al ser derrocado, Porfirio Díaz sale de México por Veracruz, pero el problema fue cuando se formó el interinato mientras Madero tomaba posesión como Presidente de México; eran porfiristas, Francisco León de la Barra como presidente interino, Alberto García Granados como secretario de Gobernación y Victoriano Huerta como vocal de la Junta Superior de Guerra.

“Todos eran de élite porfirista y con ganas de matar a Madero, Zapata le ofrece su apoyo a Madero y le pone hombres, pero empiezan a envenenar a Madero y no cumple con el Caudillo del Sur y en el primer informe lo denigra y de bandido no lo baja”, señaló.

Zapata se revela en contra de Madero, viene la Decena Trágica, la traición de Victoriano Huerta, la muerte de Madero y Pino Suárez, después se levanta Venustiano Carranza en el norte con su Plan de Guadalupe.

“Traía entre ojos a Zapata, no comparte tampoco con Francisco Villa, se decían radicales y pide que los dos sean desterrados. Villa le responde que la convención y ordenara que fueran fusilados al mismo tiempo que Carranza, para que los que queden a saldar la República conozcan los sentimientos de sus verdaderos hijos”, destacó.

El 1° de mayo de 1917 protesta como presidente de México Venustiano Carranza, le da la consigna a Pablo González de ejecutar a Emiliano Zapata; Domingo González Garza es el proveedor del Ejército Constitucionalista de municiones y armas con oficinas en Laredo, Texas.

El 1° de febrero de 1918, González Garza es administrador de la Aduana de Nuevo Laredo y pasa las municiones hacia México y se las manda a su hermano Domingo González Garza, el 22 de julio de 1917 llega a esta ciudad y se lleva a Morelos armas y parque para combatir a Zapata.

“Corre el rumor en Morelos de un distanciamiento entre Pablo González y Jesús Guajardo y Zapata lo invita a incorporarse a su lado, Guajardo acepta y le regala un caballo, el ‘As de Oros’, era una trampa en contra de Zapata”, dijo.

Explicó que una persona de las confianzas de Guajardo era Victoriano Bárcenas, quien asalta, roba y mata a la población zapatista.

“Guajardo para demostrarle a Zapata que estaba con él y que iba a castigar a los que estuvieran en contra de él, manda a fusilar a 50 hombres y demostrarle lealtad y además le ofrece 5 mil cartuchos”, mencionó.

Zapata va a Chinameca, y Guajardo lo invita a comer, la guardia finge hacerle honores y el clarín tocó tres veces llamada de honor, al llegar al dintel de la puerta, recibe dos descargas a quemarropa.

El 16 de abril de 1919, Clemente Bortoni, presidente municipal de Lampazos, Nuevo León, le envía un telegrama a Pablo González a Cuautla, Morelos: “En nombre propio y del R. Ayuntamiento, hónrame en felicitarlo muy cordialmente por haber conseguido librar a nuestro gobierno de uno de sus mayores enemigos como lo era el occiso Emiliano Zapata”.

Pablo González le responde a Bortoni el 17 de abril: “Recibí sus atentas felicitaciones por el exterminio del cabecilla Zapata, las que muy sinceramente le agradezco”.

La vida del líder campesino se había apagado por las balas traicioneras, el hombre que estuvo al mando de las fuerzas revolucionarias que hizo frente en muchas batallas murió a los 39 años.

“Emiliano Zapata Salazar queda en la historia de México, cuando López Portillo intenta llevarse los restos de Zapata al Monumento a la Revolución en la Ciudad de México, lo para en seco su hijo Mateo Zapata y se opone a que los restos de su padre estén junto al hombre que lo mandó matar, Venustiano Carranza”, contó.

John Womack fue maestro de Carlos Salinas de Gortari en Harvard y dijo: “Salinas hizo añicos el artículo 27 de privatización y venta de tierras ejidales”, cuando esto se propone por Salinas, tan sólo una diputada federal de Múzquiz, Coahuila, se opuso a esa reforma.

“El nombre de Emiliano Zapata sigue vivo, los líderes del 68 en sus pancartas, camisetas y murales han llevado la imagen del revolucionario, así como han utilizado la imagen del Ché Guevara y Mao Tse Tung”, comentó.

En 1994, el movimiento Zapatista en Chiapas también lleva en sus mantas y pancartas la imagen de caudillo, el movimiento Chicano de César Chávez usó la imagen del revolucionario como su bandera, muralistas han plasmado en sus obras el momento histórico de la Revolución y un billete de diez pesos tuvo su imagen.

“Para mí el más importante es el siguiente, hay en el sur de Alemania en Bavaria una fuerza militar cuyos pilotos fueron entrenados por pilotos norteamericanos y eran tan temerarios que dijeron: ‘Ustedes se parecen a los mexicanos del Escuadrón 201’, reconociendo su valentía”, explicó.

Esto quedó grabado en los alemanes, le solicitaron a la Embajada de México en Alemania, les permitieran utilizar la imagen de Emiliano Zapata. El 9 de septiembre de 1971 el agregado militar de México en Alemania le autoriza al escuadrón 742 usar en su emblema al revolucionario.

“En los aviones aparece la imagen de Zapata hasta la fecha, ahora es un símbolo internacional, donde reconocen sus ideales y lucha por los campesinos en México”, concluyó el profesor José Martínez Verdines.

Emiliano Zapata vive en la historia de México, el defensor agrarista alcanza la inmortalidad, el defensor agrarista que luchó por el derrocamiento de los hacendados tiranos, un mexicano que estuvo a favor de la libertad y la justicia social.

Emiliano Zapata Salazar
1879-1919.