El Mañana

miércoles, 26 de junio de 2019

Nacional 29 abril, 2019

Va contra despilfarro la Ley de Austeridad

Se prohíbe compra de vehículos de lujo y derroche de luz, agua, Internet y gasolinas

4200

Por Reforma

Ciudad de México.- El proyecto de dictamen de la Ley de Austeridad pretende acabar con los excesos y el despilfarro del gasto público; entre sus medidas busca prohibir la compra o renta de vehículos de lujo y las contrataciones de seguros en beneficio de los funcionarios.

Indica que las dependencias federales están obligadas a acatar la ley para combatir la desigualdad social, la corrupción y la avaricia de los bienes y recursos nacionales a fin de hacer eficiente el gasto público.

La norma que se pretende aprobar hoy lunes en comisiones, para presentarla mañana ante el pleno, también busca hacer uso responsable, eficiente y eficaz de los recursos públicos salvaguardando el patrimonio del Estado.

“Esta ley tiene por objeto regular y normar las medidas de austeridad que deberá observar el ejercicio del gasto público federal para coadyuvar a que los recursos económicos de que se dispongan se administren con eficacia, eficiencia, economía, transparencia y honradez, conforme lo establece el artículo 134 de la Constitución.

“Sus disposiciones son aplicables a todas las dependencias, entidades, organismos y demás entes que integran la Administración Pública Federal. Los Poderes Legislativo y Judicial, así como los órganos autónomos, darán cumplimiento al presente ordenamiento de conformidad con la normatividad aplicable a cada uno de ellos”, cita la propuesta del primer artículo de la Ley.

Como medidas de austeridad se prohíbe la compra o renta de vehículos de lujo o cuyo valor supere los 366 mil pesos, para el transporte y traslado de los servidores públicos.

Además, los vehículos oficiales sólo podrán destinarse a actividades públicas prioritarias y a la prestación de servicios directos a la población.

La Ley prohíbe la compra o renta de equipos y sistemas de cómputo en el primer año de cada inicio de administración del Ejecutivo federal; y las contrataciones de seguros -como los de separación individualizado o cajas de ahorro de ahorro- en beneficio de los funcionarios con recursos del Estado.

“No se realizarán gastos de oficina innecesarios. Se prohíbe remodelar oficinas por cuestiones estéticas o comprar mobiliario de lujo; también se prohíbe el derroche en energía eléctrica, agua, servicios telefónicos, Internet, gasolinas e insumos financiados por el erario”, señala.

Establece que los funcionario públicos de alto mando y servidores públicos de confianza deberán trabajar de lunes a sábado, en los términos y condiciones que fije la normatividad correspondiente.

También establece que los funcionarios públicos de alto mando y servidores públicos de confianza deberán trabajar de lunes a sábado, en los términos y condiciones que fije la normatividad correspondiente.

El proyecto indica que durante cada ejercicio fiscal no se autorizarán ampliaciones presupuestarias al gasto destinado a publicidad y los incrementos anuales en ningún caso excederán el porcentaje de la inflación.