El Mañana

sábado, 20 de abril de 2019

Cultura 9 abril, 2019

Va México a Art Paris

Tiene presencia mexicana la Art Paris, que se realiza en el Grand Palais, feria dedicada a las artistas mujeres.

'Réquiem para el automóvil contaminante' instalación de la mexicana Betsabeé Romero frente al Grand Palais, recibe a los visitantes de la feria Art Paris, que fue inaugurada ayer en el recinto.

4200

Por AGENCIA REFORMA

La mexicana Betsabeé Romero se “estacionó” frente al Grand Palais. Su instalación monumental Réquiem para el automóvil contaminante recibe a los visitantes de la feria Art Paris, que fue inaugurada ayer en el recinto.

La obra, un coche bajo un manto de terciopelo morado rodeado de bicicletas doradas sobre una alfombra de flores de cempasúchil, fue creada ex profeso para el evento, que en su edición 21 hace énfasis en las mujeres artistas y en la escena latinoamericana.

Para la curadora de la sección América Latina, Valentina Locatelli, los dos temas se conjugan muy bien.

“El arte de Latinoamérica le debe mucho a las figuras femeninas, y, en esta edición, 30 por ciento de los artistas latinoamericanos presentes son mujeres”, comentó en entrevista.

“Conozco el trabajo de Romero, y me pareció el más adecuado para una obra monumental a la entrada de la feria”, añadió.

La invitación de la mexicana para celebrar el “funeral del automóvil” parece tener eco en la realidad de los parisinos, primera megalópolis en haber instalado un servicio libre de bicicletas y donde se mantiene una política voluntarista contra el automóvil.

“Su obra es perfecta para París, en donde la alcaldía hace todo por desaparecer el automóvil, aunque no todos los parisinos estén de acuerdo”, comentó a Romero una parisina que visitó el evento en compañía de sus nietos.

Otra obra creada especialmente para Art Paris es Somos constelaciones, del también mexicano Ricardo Rendón, representado por la galería suiza Wenger, autor de un mural que evoca a los astros a base de hilo metálico y plumadas, herramientas de la construcción que corresponden a su interés por los oficios artesanales.

“Es una instalación muy grande, de 11 metros de largo, y Rendón la realizó gracias a su habilidad manual aquí mismo en el Grand Palais hace unos días. Es una obra que pone en relación la gravedad de la naturaleza, el vacío, el peso; que evoca a la Ley de la Gravedad de Newton y nos recuerda que todos somos parte de un mismo universo”, explicó Locatelli.

Carmen Mariscal, aunque radicada en París desde hace 20 años, es otra mexicana presente en la feria a través de la galería barcelonesa Ana Mas Projects.

“Si antes rechazaba ser catalogada como artista latinoamericana, o como mujer artista, ahora me doy cuenta que en una escena tan competitiva como la europea, (ser latinoamericana) es lo que nos da visibilidad”, explicó.

La artista también evoca al Instituto Cultural de México como otro factor de visibilidad para los artistas mexicanos en Francia, y destaca que es el único país latinoamericano que cuenta en París con una sede así.

Por su parte, Rendón estimó que el reconocimiento que pueden tener hoy en el extranjero los artistas mexicanos se debe a apoyos como el del Fonca, y, en su caso específico, al Sistema Nacional de Creadores.

“El arte mexicano se vería muy afectado si este tipo de apoyos ya no existieran”, comentó.

Romero destacó la importancia de dedicar una feria de arte a las artistas mujeres, y en particular de Latinoamérica.

“En México, el medio del arte sigue muy dominado por los hombres. Como artista mexicana, me siento como una excepción, y eso me compromete a tratar de abrir camino a otras mujeres”, dijo la artista que, en unas semanas más, también será una de las principales expositoras dentro del festival Lille3000, al norte de Francia, que este año estará dedicada a México.

“Apenas me voy y ya regreso en unos días para trabajar en Lille”, precisó.