El Mañana

sábado, 20 de julio de 2019

Nuevo Laredo 25 abril, 2019

Varados 2,300 migrantes en Nuevo Laredo

El Ayuntamiento asegura que no habilitará más espacios para refugiar a los extranjeros sin documentos

Se ha generado una densa saturación en los refugios, por ejemplo frente a Casa AMAR. FOTO: EL MAÑANA EN NUEVO LAREDO

4200

Por ALMA PIÑA

Al menos 2 mil 300 migrantes están estancados en Nuevo Laredo -según las cifras proporcionada por autoridades gubernamentales-, lo que ha generado una densa saturación en los refugios, tanto como las casas del migrante, así como en el albergue municipal.

Y es que de acuerdo con el gobierno municipal, a pesar de la problemática de saturación en los refugios, que deriva en que los migrantes duerman en las calles, invadan las plazas, y se coloquen en decenas de cruceros para pedir limosna, aseguró el Ayuntamiento que no habilitarán más albergues.

El Ayuntamiento destacó que además de no habilitar más espacios para refugiar a los migrantes, se procederá a retornar a quienes ya han realizado su trámite para ingresar al vecino país al resultar imposible albergarlos durante seis meses o un año en que obtienen respuesta; los responsables de albergues no gubenamentales, ven con preocupación la crisis migratoria.

“Ya son varios días en que tenemos más de 360 personas estancadas en la Casa AMAR, y seguirán llegando más migrantes, la gente está quedándose en el suelo”, dijo el pastor Aarón Méndez, director del albergue para migrantes, ante la situación migratoria que se vive en la ciudad.

Señaló que un gran número de los migrantes estancados, son mexicanos pidiendo asilo político en Estados Unidos.

“La mayoría son cubanos, después le siguen mexicanos, algo de lo cual no se veía antes que los nacionales pidieran asilo a Estados Unidos”, indicó Méndez.

Destacó que los mexicanos que solicitan asilo político, aseguran que el motivo es por las problemáticas que viven actualmente en su ciudad natal.
“Ellos dicen que son por problemas de su lugar de origen, son casi 100 mexicanos que están pidiendo el asilo, son principalmente de Guerrero”, manifestó.

Mientras algunos migrantes esperan el llamado de las autoridades americanas, los que continúan llegando se quedan en las banquetas afuera de los albergues, situación que ha molestado a los vecinos del lugar, porque en algunos casos dejan basura o invaden los espacios de tránsito peatonal.