El Mañana

sábado, 16 de noviembre de 2019

Deportes Futbol 21 octubre, 2019

Vergüenza mundial

Pseudoaficionados de Querétaro y San Luis se trenzaron a golpes en la tribuna, ocurriendo después una invasión de cancha en el Alfonso Lastras, teniendo que pararse el encuentro

Agencias

4200

Por Agencia Reforma

SAN LUIS POTOSÍ.- La violencia le ganó al Atlético San Luis y el Querétaro, sumándose a los problemas en la Liga MX, sólo en lo que va de este semestre.

Botes de basura, palos, tubos, monedas, todo lo que estuvo al alcance y que servía como proyectil sirvió para la agresión entre seguidores del Querétaro, en donde se ubicaba la barra La Resistencia, y los de San Luis, obligando a niños, mujeres y familias completas a refugiarse en la cancha ante la violencia de unos inadaptados.

El partido fue suspendido al minuto 85’ por la invasión al terreno de juego por parte de los espectadores deteniendo el encuentro. El cuadro potosino perdía entonces 2-0, resultado menos importante a lo que sucedió en la tribuna.

Incluso hubo gente que pegó sprint para agredir a futbolistas del Querétaro.

La Liga MX ya había perdonado al San Luis por los sonidos de mono que hacían al jugador de Xolos, Miler Bolaños, hace unas semanas. Ahora, padres de familia buscaron resguardarse en la cancha. Los niños lloraban, mientras en la grada se lanzaban proyectiles, por más de 10 minutos. Los granaderos no pudieron hacer nada.

Ya al minuto 50’ las autoridades reubicaron a una parte de la afición que estaba en la cabecera del Estadio en donde también estaba la barra “Resistencia Albiazul”.

Fue curioso que en pleno partido, decenas de personas descendieran a la cancha a la altura del tiro de esquina en donde atacaba el cuadro visitante. Mientras, a unos metros se agredían los barristas de los Gallos y del cuadro local.

Un partido que casi siempre suele tener episodios violentos. Por ello, durante la semana los presidentes de ambos clubes, Alberto Marrero y Jaime Ordiales, lanzaron mensajes de paz, pero ésta no se mantuvo, incluso jugadores sufrieron agresiones cuando fanáticos lanzaron monedas al campo.

Al árbitro no le dio oportunidad de parar el partido, pues los jugadores vieron la invasión y se refugiaron en los vestidores.

Los problemas no paran para la Liga MX, con una disputa en la cúpula del Cruz Azul en la que no se reconoce a directivos, los jugadores de Veracruz protestando (con justa razón) por la falta de pagos, la directiva de los escualos culpando la falta de liquidez por “pagar adeudos de anteriores administraciones”, el no poder erradicar el famoso grito, y ahora los brotes de violencia y racismo en San Luis que no dejan bien parado al futbol mexicano ante el mundo.