Crimen o resuelto

Un día como hoy: El crimen en tienda de yogur de Austin, Texas que sigue sin resolverse

A treinta años del asesinato de cuatro jóvenes en esa tienda de la capital texana, familias siguen sin respuestas
lunes, 6 de diciembre de 2021 · 13:50

Fue un 6 de diciembre de 1991, mientras los habitantes de Texas se preparaban para la navidad, cuando se registró un terrible crimen en una tienda de yogur de Austin Texas que ensombreció las festividades: Cuatro adolescentes fueron asesinadas y quemadas dentro del establecimiento llamado 'I Can't Believe It's Yogurt!' de la capital texana. A tres décadas del crimen, las autoridades siguen sin dar con los responsables.

Las jóvenes Jennifer, Eliza, Sarah y Amy fueron asesinadas a sangre fría dentro del local, que posteriormente fue robado e incendiado por criminales que hasta la fecha no han sido identificados. Se trata de uno de los crímenes sin resolver más oscuros e infames que marcaron la historia de Texas.

Pese a que las autoridades realizaron una exhaustiva información por espacio de ocho años y se condenó a dos sujetos presuntamente responsables de las atrocidades, fueron liberados en el 2009 por falta de pruebas contundentes.

La historia del crimen

Fue una tarde de diciembre, cuando Sarah Harbison y su amiga Amy Ayers, de 13 años, acudieron al Mall Northcross, esperando a encontrarse con sus amigas Eliza Thomas y Jennifer Harbison, hermana de Sarah, ambas de 17 años, quienes se encontraban trabajando en la mencionada tienda de yogur.

Fue alrededor de las 10 de la noche cuando Amy y Sarah se acercaron a la tienda cercana al Mall para ayudar a Eliza y Jennifer a cerrar el local para luego marcharse a disfrutar de una pijamada, la cual nunca sucedió.

Poco antes de la medianoche, un oficial la Policía de Austin detectó una humareda que salía desde la plaza donde se encontraba la tienda, por lo que bomberos acudieron al lugar y mientras apagaban el incendio, se encontraron con un macabro hallazgo.

Encuentran sus cadáveres

Dentro de la tienda, las autoridades encontraron los cuerpos de las jovencitas, desnudos, amarrados con sus propias prendas y con disparos de arma calibre 22 en la nuca.

El cuerpo de Sarah, de tan solo 15 años, fue encontrado con signos de violación, mientras que Amy, fue localizada un poco más lejos de sus amigas, por lo que se cree que estaba viva y logró arrastrarse varios metros antes de morir.

En el año de 1999, luego de que la Policía de Texas y Virginia Occidental lograran el arresto de cuatro hombres, éstos quedaron libres tras la filtración de sus confesiones y otras irregularidades en el proceso.

Treinta años después, el macabro crimen de la tienda de yogur en Austin, Texas, continúa sin resolverse.